fbpx

Sana, edúcate & Reinvéntate

Así como estamos cargadas de historia, estamos cargadas de responsabilidades que nos pesan. En una sociedad que se place de juzgar, yo te invito a ser empática; sobretodo contigo misma.  Hemos llegado a la edad adulta, en la que somos totalmente responsables de nuestra vida, de nuestra educación y de la trascendencia de nuestras familias.

Desde mi experiencia, mi vivencia, es muy fácil creernos que somos víctimas. Si, víctima de nuestra historia en la que nuestros papás se divorciaron, no tuve educación, abusaban de mi de alguna manera, no me iba bien en la escuela o me hacían bullying. Por el motivo que sea, yo no soy lo que me sucedió. En definitiva, mi aprendizaje y mi actitud son consecuencia de las experiencias vividas, porque nos duelen, nos marcan estas experiencias; pero no me define lo que me sucedió. Yo soy más, soy capaz y soy un adulto en control de mis emociones, sentimientos y de mi realidad.

¿Tienes heridas? Yo también. Hay historias que por “tontitas” que sean para otros, a mí me duelen, a mí me sacan las lágrimas y me cortan la voz. Hablamos de feminismo y empoderamiento, pero… ¿Y ahora quién podrá defenderme? Pues tú misma puedes tomar el control de tu vida y atacar todo lo que te hace daño, lo que te lastima, lo que te incomoda.  Todos tenemos algo que nos ha hecho daño, solo que cada persona lidia de forma diferente con este dolor: algunos lo bloquean, otros lo repiten como disco rayado, otros nos ponemos caretas y utilizamos anestesias para olvidar esas cosas, en fin, lo cierto es que nadie quiere sentir dolor ni ver cómo este dolor nos marca.

Si no sanamos, si no aceptamos y tomamos control de estas heridas, ¿Cómo las voy a sanar? Hoy te invito a que, si no lo has hecho antes, limpies tu alma, tu mente y trabajes en ti. Como madres, no podemos dar lo mejor de nosotras si no estamos bien nosotras primero. ¿Cómo le puedo dar mi amor a mi hijo, si guardo rencor en mi corazón? ¿Si me siento incapaz, si espero a que una relación amorosa me del amor que espero, si no me educo continuamente para este mundo cambiante, si estoy en guerra & conflicto conmigo misma?

 

Desde la fe, la paz, el amor propio y el autoconocimiento se puede lograr mucho, pero debo ser honesta conmigo misma primero. Pelarnos como cebolla, quitando capaz de dolor, de angustia, de recuerdos que nos atormentan. Solo, cuando logré hacer esto, he logrado tener autocontrol, conocerme y regular esas explosiones de volcán cada vez que algo no sucede como deseo. No se hace en un día, es un proceso y cada una es dueña de su proceso. No es un proceso lineal, puede haber retrocesos, pero avanzarás y podrás estar en paz. Que la fuerza te acompañe mamita, iniciar este proceso está en tus manos, no las de los demás. Por más amigas consejeras que tengas, 2 psicólogas y 6 psiquiatras y 14 guías espirituales, si no haces por tu propia voluntad el paso de entregarle tu dolor al Señor y dejarte guiar por su amor, nada va a cambiar. ¿Qué debes hacer? Desconozco tu caso particular, pero te puedo decir lo que yo he hecho porque aún no he terminado:

 

  • Correr & Orar: Correr me ayuda a despojarme de mi, a pedir ayuda porque literal siento que muero, a pedir perdón y a reconocer mi fuerza, mi debilidad y mi logro después de un período de fuerza.

 

  • Ir al Santísimo: Decimos que tenemos mucha fe pero al ir a la iglesia a veces nos acomplejan los ritos, no solo estudio mi religión y mi fe, sino que voy donde el Amor de los amores, a reconocer que sola no puedo.

 

  • Ir al psicólogo: Por más metas a las que te ayude a llegar un coach, si tu pasado te atormenta, él no te puede ayudar. Para esto estudian los psicólogos y al entender mi historia he podido hacer los pases con ella, perdonarme, amarme y seguir adelante.

 

  • Dedicarme a mí: Todo ese tiempo que me ataqué por gorda, por descuidada, por fea, por cuanta barbaridad me autocritiqué, lo dejé a un lado. Participo de actividades para curvies mientras termino de hacer las paces con la comida para estar sana en mi cuerpo también. Me dediqué también a conocer mis atributos y vestirlos con alegría. Agradezco mucho a mi coach Konny G por su apoyo constante.

 

  Pregúntate a ti misma ¿Qué harás hoy por ti para ser la mujer que deseas ser?

Sana, edúcate & Reinvéntate

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *