fbpx

Before & After

En la búsqueda de salud, de una vida activa y de nuestra mejor versión, se han puesto muy de “moda” las publicaciones del before & after o fotos del antes y después, pero ¿Qué hay detrás de estas fotos? ¿Qué quieren decir? ¿Cómo se ve la salud?

Hay que partir de un punto muy sencillo, la salud se ve diferente en cada cuerpo, en cada ser humano.  Es un proceso de adaptación, auto aceptación, reconocimiento, exploración, pero sobretodo, es un proceso de AMOR PROPIO.

Iniciamos nuestro cambio con anhelo y esperanza, en ocasiones hasta frustraciones por querer avanzar más rápido de lo recomendado. La salud física no es un suceso, es un proceso y como tal requiere paciencia, pero, sobre todo, hacer las paces con uno mismo.  Dejar atrás la relación tóxica que tenemos con la comida, así como la comodidad del sofá es una ardua tarea. Vemos las fotografías y nos desesperamos, nos comparamos y queremos llegar al después de otras personas. No conforme con eso, lo queremos para ayer; este es el primer error.   Los cambios deben realizarse poco a poco, e ir subiendo intensidad a medida que se van logrando las metas trazadas, siempre guiados por un especialista. Tus metas deben ser realistas, saludables y deben sobretodo cuidar de tu cuerpo & tu mente. Tal vez quieras rápidamente el peso o la figura de alguien más, pero te has preguntado ¿Cómo viven estos cambios tus órganos internos? ¡Para ellos es terrible ir rápido! inclusive, puedes ser muy delgado, pero haber dañado tu higado, tus riñones y esto no tiene arreglo.

El antes y después, no te enseñan el durante. Durante es una etapa larga y dependiendo de tu auto aceptación, del apoyo que recibas y de tu motivación puede llegar a ser tortuosa. No enseñan el día que lloraste amargamente en un hospital o después de que te declaran diabética, ni cada vez que compras pastillas para la presión alta, no enseñan las noches de atracones porque los dulces y la comida se vuelven tu droga. Las fotos no enseñan cuando un familiar tuyo ha fallecido, cuando tus conocidos te rechazan porque no estás acorde a ellos, cuando tu familia no te apoya, cuando entras a un vestidor frustrada buscando algo que te quede y nada, NADA te queda ni bien ni mal, NADA te queda. Los seres humanos tenemos la mala costumbre de pensar que el pasto está más verde en el jardín del vecino.  No es más verde, es que el vecino tal vez, lo quiere y trabaja mucho más que tú.

Fui gordita toda mi niñez, luego del nacimiento de mi hijo fue que alcancé la obesidad 2 y 3.  Lucho aún todos los días porque sé que debajo de todo lo que se ha llevado el sobrepeso hay una mujer con ansias de vivir, de gozar nuevas experiencias, de saborear aventuras que mi exceso de peso no me permitía y sobretodo de no dejarse vencer.  De pequeña me decían que como no comía lechuga no lograría nunca bajar de peso. En general, no me gustan los vegetales y parte de mis cambios ha sido aprender cuáles me puedo sacrificar para que me gusten hasta que finalmente me gustan y cuáles nunca en la vida me van a gustar.

La batalla con el peso y los malos hábitos siempre estarán allí, que tus fotos no sean antes & después, sino un antes & durante. Sigue siempre buscando la mejor versión de ti. No mires tus fotos con desagrado, porque todas las etapas debemos vivirlas. Aprender lo que nos corresponde y luego seguir a la próxima.  Tomate muchas fotos, celebra cada batalla ganada, reflexiona con cada caída. Date permiso de vivir toda la experiencia, no solamente después de haber logrado tu meta.

Con cariño,

Niki

 

Before & After
Tagged on:                 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *